Ozonoterapia Murcia Medicina Regenerativa

instituto-murciano-ozonoterapia-medicina-regenerativa

El ozono como agente modulador de la respuesta inmune

Sabemos lo complejo que es el sistema inmune humano, caracterizado por respuestas celulares ó humorales, en dependencia de lo que se requiera y de la patología en cuestión.
Todas ellas pueden ser reguladas por el ozono. La pregunta sería: ¿de qué manera?
Distintos estudios de investigación han demostrado que la ozonoterapia tiene una acción inmunomoduladora, a través de la síntesis o liberación de citocinas inmuno-estimuladoras o inmunosupresoras. Todas ellas se auto-regulan entre sí, por lo que la producción de citocinas no sobrepasará valores más allá de los necesarios, una vez que se activen los elementos contra-reguladores. Se han reportado resultados satisfactorios al aplicar ozonoterapia, tanto a pacientes con afecciones caracterizadas por una respuesta inmunológica exagerada (caso enfermedades auto inmunes), así como a otros con déficit en sus funciones inmunológicas.
La acción inmunológica del ozono sobre la sangre está dirigida, fundamentalmente, sobre los monocitos y sobre los linfocitos T, los que una vez inducidos, liberan pequeñas cantidades de prácticamente todas las citocinas, por lo que la liberación se producirá de manera endógena y controlada. Esta regulación está dada porque el ozono actúa como un potenciador del sistema inmunológico al activar los neutrófilos y estimular la síntesis de algunas citocinas.
El ozono actúa por diversos mecanismos de acción. La optimización de los sistemas oxidantes y antioxidantes del organismo es uno de los efectos biológicos fundamentales de la interacción sistémica de la ozonoterapia, que se realiza a través de la influencia en las membranas celulares y consiste en la normalización del balance de los niveles de productos de la peroxidación de los lípidos y el sistema de defensa antioxidante. La hipótesis de que un agente oxidante como el ozono pueda inducir un efecto antioxidante constituyó un gran reto para los investigadores sobre el tema. En 1998 aparecieron los primeros trabajos experimentales que dilucidaron el llamado pre-condicionamiento oxidativo.
En el año siguiente se evaluaron también los efectos del O3 sobre la neuromodulación,encontrándose que este gas es capaz de inhibir la liberación de neuromediadores por un efecto probablemente relacionado con la modulación de las concentraciones de calcio citosólico a nivel presináptico.24 El uso clínico del ozono se fue extendiendo a diversas patologías en la medida en que se fueron elucidando sus mecanismos de acción, en particular sus posibilidades para activar mecanismos de defensa antioxidantes endógenos. Su empleo en diversas
patologías ligadas al estrés oxidativo, de origen inflamatorio y degenerativas (síndromes autoinmunes, artritis reumatoide, traumatismos, apoptosis neuronal, envejecimiento, entre otras) se fue generalizando cada vez mas. Este efecto pre-condicionante que ejerce el ozonoes similar al que tiene lugar con el pre-condicionamiento isquémico.25
El hecho de que el ozono a dosis controlada pueda ejercer efectos antioxidantes representa un recurso terapéutico de gran valor en el tratamiento de múltiples enfermedades que se manifiestan con un debilitamiento del sistema antioxidante endógeno. Como respuesta a la introducción del ozono en tejidos y órganos ocurre el aumento compensatorio sobre todo de la actividad de las enzimas antioxidantes tales como: la superóxido dismutasa (SOD), la catalasa y la glutatión peroxidasa, que están ampliamente representadas en el músculo cardíaco, el hígado, los eritrocitos y otros tejidos.

 
 
Quizás también le interese:
- Principales efectos de la ozonoterapia
- Bases científicas de la ozonoterapia
- Efecto del ozono sobre el metabolismo del oxígeno
- Acciones generales
- Efectos del ozono sobre el metabolismo
- Mecanismo de acción de la ozonoterapia en el dolor
- Hernia discal
- ¿Quién debe ejecutar la ozonoterapia?