Ozonoterapia Murcia Medicina Regenerativa

instituto-murciano-ozonoterapia-medicina-regenerativa

Contraindicaciones

Contraindicaciones para el uso del ozono.

1 – Pacientes que sufren de un déficit significativo de la glucosa 6 fosfato deshidrogenasa (favismo).
2 – En algunas situaciones anormales (descompensación) en pacientes con hipertiroidismo y trombocitopenia.
3 – Inestabilidad cardiovascular severa, (infarto del miocardio reciente).
4 – Status convulsivos.
5 – Cuadros hemorrágicos.

Reacciones adversas.

«La ozonoterapia si se aplica respetando reglas sencillas, no tiene efectos colaterales y tiene muy pocas contraindicaciones».

Numerosos experimentos clínicos indican que las reacciones adversas a los tratamientos con la mezcla ozono/oxígeno son raros y en la mayoría de las oportunidades están relacionados con errores en la técnica de suministración.

Efectos adversos producidos por la ozonoterapia:
El Ozono no es un fármaco y como tal no provoca efectos colaterales, no desarrolla trastornos alérgicos y en general no se han descrito interacciones con los otros fármacos. La administración del ozono por lo general es bien tolerada por los pacientes; solo cuando se usan dosis excesivas el paciente puede sentir una sensación de pesadez. Esta molestia tiene lugar en pocos pacientes, es de corta duración y de resolución espontánea. Solo en casos excepcionales el estímulo doloroso inducido por la punción de la aguja, o la percepción por el paciente de su propia sangre, puede inducir en el paciente una crisis vagal (bradicardia, baja presión y sudoración) que en general es transitoria y no necesita tratamiento farmacológico. A pesar de esto en toda clínica donde se practique la ozonoterapia debe haber un botiquín de primeros auxilios y deben haberse tomado todas las previsiones para actuar en estos casos, aunque sean de rara ocurrencia.
En síntesis, los efectos colaterales están relacionados con altas dosis de ozono, uso de materiales inapropiados, la incorrecta introducción de la aguja, o a factores subjetivos propios de cada paciente. Todos pueden ser minimizados por el terapeuta si conoce el origen de estos efectos secundarios.
Es importante aclarar que tanto el ozono como el oxígeno no originan embolia, debido a que la sangre está ávida de ellos y los disuelve con gran rapidez. Los pocos casos de embolismo y muerte durante la práctica de ozonoterapia se han debido a varios factores. La inoculación directa del gas en el torrente sanguíneo por un efecto físico; al introducirse un gran volumen de gas se activan los mecanismos de la coagulación. En otros casos, se ha producido embolismo cuando se usan equipos que generan el ozono médico a partir de aire ambiental o cuando se ha inyectado el ozono en cavidades o dentro de la medula ósea. En todos los casos los accidentes se han producido por iatrogenia, o sea a causa de una irresponsabilidad del personal sanitario que ha usado métodos inapropiados o un ozono de baja calidad para la terapia.
Cuando la aplicación de ozono requiere usar grandes volúmenes de gas, por ejemplo en la lipodistrofia, es importante cerciorarse mediante diferentes técnicas, como el ecocardiograma, de la no presencia de aneurismas en el septo interatrial que frecuentemente está asociado a PFO (Forame oval pervio) el cual a su vez es causa de embolia.

Complicaciones relativas a la tecnica:
son básicamente debidas al trauma que origina la introducción de la aguja sobre las estructuras anatómicas que encuentra durante la penetración. Las complicaciones pueden ser: hematomas (por punción de un vaso sanguíneo o extravasación de sangre), dolor o parestesias con distribución radicular al arco inferior (por contacto accidental de la aguja con la raíz nerviosa) y disquitis (inflamación del disco intervertebral),en el caso de la técnica intra-discal.
En todos los casos las complicaciones pueden ser minimizadas y su origen está en el uso de una técnica incorrecta.