¿Qué es la Ozonoterapia?

Es una terapia segura y natural, con gran aceptación en pacientes de cualquier edad, incluso niños, gracias a  su óptima tolerancia y a la ausencia de efectos colaterales.

El Ozono, un gas obtenido a partir del oxigeno de uso médico empleando un generador digital eléctrico de tecnología avanzada, tiene comprobadas propiedades como  antinflamatorio, analgésico y oxigenante.  Al ser  un potente  activador  y modulador del  Sistema inmunológico se emplea como  un  valioso  coadyuvante en el tratamiento del cáncer , y  en las personas sanas expuestas a virus y bacterias.

El Ozono se incorpora al organismo a través de varias vías de administración. Usamos las infiltraciones locales en el tratamiento de la artrosis de rodilla, cadera y hombro, en los dolores  de la columna cervical, dorsal o lumbar y también en las  lesiones deportivas.

En la hernia de disco y en la estenosis del canal lumbar realizamos infiltraciones con aguja ultra fina en la musculatura paravertebral o, según el caso, lo introducimos dentro del disco herniado (discolísis con Ozono) obteniendo resultados similares a la cirugía convencional, sin los efectos adversos de la misma.

La administración sistémica se realiza por vía rectal o mediante autohemoterapia en el tratamiento de diversas dolencias como la fibromialgia, la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer. El Ozono potencia los efectos del tratamiento oncológico convencional con quimio y radioterapia y proporciona una sustancial mejoría de la calidad de vida.

Una bolsa especial que se llena con Ozono y oxigeno nos permite el tratamiento de las úlceras varicosas o diabéticas localizadas en los miembros inferiores.

En los niños el Ozono se usa para tratar los trastornos del espectro autista, y también enfermedades respiratorias, alergia y déficit inmunológico.